EROS Y PALABRAS by Pura María García

FINGIRÉ

otoño congelado

Fingiré que desconozco el sabor de la ausencia

que dejas cuando tus pasos empequeñecen los caminos

y solitarios quedan los ojos que te buscan.

Fingiré que el humo del cigarro seda mi corazón

y  lo transforma en tambor que amarillea

recuerdos imprecisos, tardes de noviembre que perecen.

Fingiré que la voz, el teléfono y las cartas

son puentes que no se cierran ni siquiera

cuando las barcazas del futuro se hunden y zozobran.

Fingiré paciencia. Simularé que los relojes

son de cera incolora y se deshacen con cada golpe

de hora encogida sobre el penúltimo minuto.

Fingiré que se alejan ellas, las mañanas, cargadas

de gladiolos inventados cuando tu mano al aire

desliza tu adiós y me sonríen tus sueños.

Fingiré mi fortaleza. Haré como si mi soledad se dividiera

al pensarte y decir en voz alta tu nombre,

tu identidad, la percha vocálica que acoge tu cuerpo deseado.

Fingiré que soy capaz de vencer a esta nostalgia

que se empeña en convencerme de que el futuro

cabe en un solo mañana.

Fingiré. Podré inventar, inventarme un ánimo

inexistente, exagerado e irreal, una alegría que no tengo

cuando vacía de ti, busco tu abrazo.

Fingiré que esta espera en que te aguardo es indolora.

Fingiré una sonrisa cuando alguien sueñe

cerca de mi piel y me recuerde que es posible

que el amor deshaga el tiempo que no pasa.

Fingiré que no anhelo tu regreso para que puedas

esquivar la urgencia con que inconscientemente

reclamo tu lengua, tus ideas, tu sexo y tu presencia.

Fingiré ser ave dormida, apoyada en el quicio de la espera,

mientras desdoblo cada sombra prematura

que traen las estaciones que no son primaveras.

Fingiré. Seré impostora de mí misma

para que no te duela estar ausente de mi boca.

Fingiré. Puedo fingir que resisto la añoranza

de hallarme entre tus manos de dulce enredadera.

Puedo fingirme, alejarme de la lógica en la que me sabes

la mujer que te ama, quien trastoca el anochecer

y lo fragmenta en estrellas  para que regreses

ocupando la amplitud de todas las veredas.

Fingiré. Simularé. Seré impostora del hoy que

denso se sujeta a mis caderas,

pero tú sabes, mi amor, que no podré fingirte,

que es imposible ocultar la huella del amor

que cada día en mi cabello de medusa exploradora

dejan tus dedos tibios y concretos, tu labio soñador

la voz que te recobra, el sol, tu cuerpo grato.

Fingiré que soporto la espera hasta que vuelvas,

pero tú sabes, mi amor, que aguardo

incluso las sombras azules de tus pasos.

Iré a ti, has dicho con palabras verdaderas.

La espera se hace tiempo que late innecesario.

Regrésate, mi amor,

regrésame tus labios.

Para escuchar la canción que acompaña al poema, clica el enlace siguiente:01 harry’s game

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 112,962 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 208 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: