EROS Y PALABRAS by Pura María García

ES LA LLUVIA

Incluso en estos instantes en los que el tiempo se dilata por el abrazo de la lluvia, mi alma elige vivir cada uno de los minúsculos impactos del agua y las horas como una señal de que el amanecer está próximo y, en él, sucumbirán las flores del corazón que todavía no se han abierto.


La lluvia baña la ciudad y la hace gemir con sonidos imperceptibles que traspasan su piel de cemento, metal y huellas. El suelo abre los poros de su esencia  más oculta y permite que en ellos se instale la humedad de la noche lluviosa que se empeña en ser verdad cuando la luna afirma su silueta, allá donde el negro es un color profundo y el firmamento lo recibe sin protestas. Son las calles la voz que toma la ciudad para manifestar su latido, quietas, inmóviles algunas, transitadas de sombras y de las luces a las que persiguen irremediablemente. Se inician en un paso cualquiera, en la esquina que dobla su existencia y retuerce la anatomía urbana para encadenarla a la musculatura de escaparates y señales, cruces, semáforos, ventanas y paneles luminosos que tejen su apariencia más diáfana. Las calles se bañan con el humectante susurro que las nubes densas dejan caer para hacerse sentir.

Llueve la lluvia, como en los ojos del sueño llueven los silencios antes de cerrarse, de esquivar la realidad y dormitar para convertir el latido en paréntesis abierto a la mañana que regresará cuando el tic-tac del alba se acelere. Llueve la lluvia como las manos llueven, cuando despojan de gasas inútiles y adornos innecesarios el cuerpo deseado. Llueve la noche como la misma noche se deja acariciar por los segundos muertos que renacen cuando los minutos encendidos se propagan en horas interminables. Llueve y la ciudad ensancha su cuerpo con la lluvia transformada en acordes sonoros y fértiles.

Las alamedas se desnudan, las esquinas abaten los reencuentros y las preguntas se mecen en cada paso de peatones que, silente, se arrastra hasta las aceras compungidas. Negros vuelos de agua, negros silencios que sin embargo no duelen a la garganta de esta ciudad inacabada donde nada es todo y el ayer se despliega como un presente cierto.

El día con su atardecer, encadenado como la sonrisa última de un niño antes de abandonar su infancia quieta, cae sobre la resbaladiza piel de la lluvia incesante. La noche niega la luz para afirmarse en medio de la premonición dulce que las nubes rotas han soñado, como si al mundo entero le sobrase la oscuridad de esta noche que parecería baldía sin tu nombre. La lluvia abre sus pupilas transparentes y contempla mis ojos súbitos y evocadores. No te encuentra ya en ellos, estás alejado del sótano donde la memoria es precisa y se siente poblada de recuerdos. La lluvia sabe que en un lugar ahora distante, tu nombre mece el silencio que la lluvia deja tras ella para que la vida reverbere a pesar de las puertas que el desamor entorna.

La lluvia es un cuchillo de agua que saja la noche y la convierte en una mitad en la que no están permitidos los resquicios. No llueve soledad, ni dolor, ni silencio. Esta noche llueven labios que no saben las sílabas que tuvo tu nombre cuando mi voz lo pronunció, cuando el ayer era un espejo al que le crecía tu reflejo luminoso.

No hay tristeza en la lluvia intransigente que esta noche parpadea. Se diría que el anochecer ha perdido su alma de añorada quimera. La lluvia es como el desamor que ha cubierto alguna vez nuestros cuerpos: agua súbita de la vida que inesperada cae sobre la piel que ayer fue extensión y carne poblada de caricias.

Llueve esta noche.

Las calles tropiezan con la lluvia y la saludan mientras el desamor les abraza. No sienten soledad ni desesperanza, ellas sucumben y se saben arrastradas por la preciosa lluvia.

Para escuchar las gotas de lluvia que resbalan sobre las palabras del texto, clica el enlace siguiente:Coralie Clement je ne sais pas pourquoi

2 comentarios el “ES LA LLUVIA

  1. Camaché
    enero 5, 2010

    Muy buen relato. Muy bella descripción de la lluvia que siempre nos resulta tan mágica.
    Saludos.

    • pura maria garcia
      enero 5, 2010

      Gracias por tu comentario! Es bonito que la lluvia nos guste y nos resulte mágica a personas que transitan por lugares distintos.
      Saludos
      Pura María

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 115,200 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 209 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: