EROS Y PALABRAS by Pura María García

48 HORAS

48 horas…

Éste es el preámbulo al tiempo que llegará de ti…

Primero fueron tus palabras, como una mano tendida en la que podía recrearse mi imaginación. Desconocía tu nombre, las coordenadas de tu identidad, tus apellidos y el adjetivo con el que se rodeaban tus intenciones.

Eras un instante vital en un paisaje de cuerpos, en el océano de gente que batía las costas de la existencia, más allá del perímetro en el que habitan  mi voz y mi esperanza.

Leí tus palabras sin presentir que ellas eran, en realidad, una puerta que se abría y cerraba, definitivamente, otros espacios en los que el ayer limitó su sentido. Llegaron a mí las frases que provocaban que el día se enlenteciera hasta que un verbo preciso se exiliara de los diccionarios insuficientes y ocupara mi mirada. A golpe de palabra, a golpe dulce, a golpe de los gestos escritos que tu pensamiento dibujaba, has ido aproximándote a mis ojos y tomando un lugar, sin sombras ni preguntas, en el que mi desnudez no es ya una intención sino un deseo.

El timbre de tu voz arreció la incertidumbre, meció las preguntas diáfanas que hasta mí caminaban: ¿quién eras tú? ¿cómo tejían tus silencios una senda indeleble en la que sucumbían  mis pasos de mujer? ¿quién eras tú? ¿dónde se hallaba ese yo que con otro nombre me arrancaba el delirio?

Sonaste convertido en un latido que, al otro lado de un río hasta entonces inalcanzable, no se detenía y convertía los primeros días de invierno en marcada primavera. Escuché tu sonrisa, agazapada en la sílaba primera de tus primeras palabras. La piel, estremecida al recibir el sonido de tu esencia, se convirtió en aviso íntimo, en la confirmación de mis presentimientos.

Llegaste. Has llegado a mí. Te deseo. Te he deseado en silencio. Quise imaginar que tus manos de agua buscaban en mi cuerpo un idioma distinto, un símbolo inequívoco, un oasis de carne y emociones.

Te he deseado la boca. Te he construido los labios, a medida de mis besos. Te he humedecido, cada una de estas  noches que anticipan nuestras noches, con la espuma sobresaltada de mi sexo. Te he imaginado ocupando su extensión, borrando sus fronteras. Te he pensado poseyéndolo, tomándolo en tu boca como fruta deseable, como el agua que calma la soledad del sediento. He anhelado, lo ahelo, humedecer tu espalda con el vapor profundo de gemidos ocultos que se niegan a esconderse entre el silencio.

No conocía tus manos.

Habitabas una distancia aparente y descifrable en la que solo las palabras y sus formas navegaban, pero ya te anhelaban mis caderas, ya te buscaba mi lengua, ya sentían mis manos el reflejo de tu sexo.

En la distancia te anhelaba. Soñaba la forma en que tus dedos arriesgados construirían la desnudez de mi cuerpo y de mi alma: desnuda me ofrecería a ellos con el solo vestido de mi libertad innegable. Deseé. Te deseé en silencio. Busqué imaginar la punzada más honda, la que traería el instante en que tu cuerpo penetrara el continente de mi femineidad, me hicieras tuya y tu sexo vertiera su esencia de ámbar en la copa de mi pubis, en el extremo más cálido de mis caderas. Te deseé creciendo en mi interior, rodeándolo, meciéndome con el vaivén sentido de tu cuerpo.

Cayeron desde entonces gotas de una lluvia construida con instantes que han duplicado  la densidad del tiempo. Tus palabras han continuado su vuelo hacia mis ojos, certeras como azores que saben del aroma del aire. Te has adentrado en mí. Te adentras cada día en cada uno de mis días. En ellos permaneces, abandonando las fechas, borrando latitudes, negando las brújulas absurdas que juntos fragmentamos.

Tú sabes de mi deseo. Cada noche lo percibes. Lo intuyes, lo pronuncias, lo interpretas…

No se sacia mi hambre de ti, de tu sonrisa. Ella crece como crece la mar en días de tormenta.

Ahora, en estos días que son preámbulo a tus manos, mi pensamiento es también tuyo en la distancia, se engarza a mi deseo de ti, de tu cuerpo innegable y de tu alma. Busco los relojes para convencerles de que es inútil su existencia, de que no hay tiempo que no muera en estos días en los que tengo la certeza de que las horas presurosas te traerán a mí, me acercarán al fondo de tus besos.

No se sacia mi hambre de ti, de tu sonrisa. Ella crece como crece la mar en días de tormenta.

No conocía tu nombre, pero te esperaba…

Te espero en este preámbulo al tiempo que llegará de ti…

5 comentarios el “48 HORAS

  1. elmago12
    enero 20, 2010

    Un relato profundo pero de una gran sensualidad, precisamente haces del misterio, de lo desconocido,lo más real y presente en tu vida.Muchas veces lo más importante es aquello que parece inalcanzable pero que se nos presenta como eternamente cercano y bello. La belleza es distante pero a la vez familiar, por eso es única e inimitable. La pregunta es: ¿Como aquello que no percibimos, que no hemos visto, se convierte en algo tan bello, tan especial?.

    Gracias por el relato

    Un saludo.

    • pura maria garcia
      enero 20, 2010

      Mágicas palabras de un mago que también teje relatos!!!
      Gracias por pasar, de nuevo, a leer mis instantáneas vitales convertidas en prosa. La sensualidad es tan profunda que, en realidad, no es ella quien nos envuelve sino nosotros quienes no somos nada más allá de sus dedos. Amor se escribe con las letras de la palabra SENSUALIDAD, con las sílabas del sustantivo intenso que es la PASIÓN. Lo precioso, además de escribir sobre ello, es SENTIRLO, VIVIRLO, acariciar la pasión y mecerse en ella. Yo, tengo la fortuna de vivirlo, cada día.
      Saludos-palabras!

  2. elmago12
    enero 21, 2010

    Perdona mi indiscresión: ¿Lo vives con David?. Lo digo por el nombre del final de tu respuesta a mi comentario.Es cierto lo cuentas muy bien porque creo que lo vives muy intensamente.

    Un saludo.

    • pura maria garcia
      enero 21, 2010

      Tranquilo! Confundí tu dirección con la de David, otro bloggero estupendo! Pero eres igual de bienvenido!
      Saludos, Ignasi!

  3. elmago12
    enero 21, 2010

    Jajajaja. Te refieres a Camache, ¿verdad?. Si es un bloggero excepcional. Muy original y un gran relatista, yo también soy un fiel seguidor.

    Un saludo amiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 114,329 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 207 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: