EROS Y PALABRAS by Pura María García

LUNES DE UN TIEMPO ADELANTADO

Lunes.

Lunes adelantado en el tiempo en el que un sol redondo, amplio, iridiscente como un inicio, adorna el cielo que alcanza mi mirada. Es lunes unas horas antes de que este sol, común pero distinto, se alce en las fronteras del paisaje en el que habitas.

Lunes, asomado a una serie de días que se enlazan sabiéndose, uno en el otro, eslabon de instantes que se sucederán sin que la vida pueda acorralarlos. Lunes, como oasís en el que se detendrían los corazones sedientos y las huellas exhaustas para recobrar aquel latir extraviado que una ilusión les hizo depositar en el océano más íntimo.

El sol, hoy, es amarillo sol, dorado pigmento que se arrebola y expande; mancha dorada, botón amplio y gigantesco que no se aviene a ser encerrado en el ojal de la mañana.

Hoy, el sol es también la traducción monosilábica de un nombre, el tuyo, de una voz,  la tuya, de las palabras que como abanicos moviste para buscar el fuego que rozase mi piel niña. Las aceras han dejado de llamarse riberas de las calles, en la ciudad habitan únicamente los ecos de las penúltimas sonrisas que te arranqué, mordisqueándote el alma con mi boca más dulce… Se miran los gigantes edificios y no se sienten las similitudes de acero y hormigón que le son propias…Las esquinas son espadas romas e indecisas que pugnan por ser elegidas antes de cruzar la distancia impune que les une…

Todo, cada una de las breves partes de este todo que es lo que no eres tú, lo que no son tus sombras, tiene el sabor del beso que le debes a mis labios.

He buscado tejer un paréntesis de minutos despiertos para acercarme a la costa de la playa. Hace tan solo unos minutos, allí, sentada en una mesa que me sabía una completa desconocida, la diadema de olas coronaba la melena acuática de la mar rota para que yo leyera, una vez más,  la voz de un angel regalando su intensa letania a un nombre, el mío, que es su sueño nuevo, su enésima invocación a la vida y su latir, su penúltimo intento por sentirse las alas aferradas a su corazón blanco y sediento.

Tu boca, en boca de versos engarzados como cadena de caricias imparable, me recuerda que conocer el aroma de mi aliento es la frontera que separa el tal vez del imposible que excluyen las convencidas utopías, que tu cuerpo candente se propuso, el día en que la tristeza fue aniquilada por una sola mirada, obsequiar mi pasión con los himnos acompasados que cincelarán tus manos sobre el abismo deseado de mi cuerpo; que buscará tu boca dispuesta e intuitiva la bahia final de mi vientre, la caverna embrujada de mi pubis, desplegado a tu lengua, la saeta del reloj que debería destrozar las horas que nos distancian, los minutos más muertos.

Tu voz, en versos que se adhieren a mi calma y la empujan a ser embravecida voluntad, rosa en el viento, rebeldía extrema que anuncia libertad y, sin embargo, se siente encadenada a la cadena invisible de tu lengua…Tu voz, esa que suena y resuena sin haber sido hallada, me toma el corazón y me humedece, la carne, mi alma y sus orillas, como llovizna de locura plagada de respuestas sin preguntas…

Hoy, soy una piel que sucumbe a la ternura de tus versos, al sueño en el que me pides que sea como soy, mujer atradecer que áun no se ha vivido, luciérnaga vivaz que jamás se sentirá perdida porque tú estás, quizás desde el silencio, amándome en cada uno de tus gestos, escapando a la anestesia que ocupa a aquellos que no sienten el amor ni sus tibios maremotos.

Ahora pienso y recuerdo cómo dices estar infectado con la locura del sentir, del amar y que no renunciarás jamás a ella mientras sientas el latir del sentimiento demostrándote, a pesar de las evidencias negras de la vida, que es posible, que es real, que se puede sentir el corazón vivo.

Y parece que pudiera escucharte…y parece que entonces soy yo quien te contesta: juguemos, retemos a la vida al pulso más suicida, al  combate más dulcemente intenso que es amar a piel desnuda, sabiendo cada fase de antemano, vendándonos la razón para sentir que es nuevo cada beso, cada secreto compartido, cada furia, cada hambre, cada sueño…Juguemos a entregarnos los temores, sin reparo…Juguemos a expresarnos nuestras hambres, con descaro…Busquémonos lo que todavía otros no han tenido de nosotros…Hagamos del verso del amor un poema inédito, una voz una, un idioma que solo tú y yo hablamos…

Así siento esta mañana de lunes de un tiempo adelantado…

Lunes.

Lunes adelantado en el tiempo en el que un sol redondo, amplio, iridiscente como un inicio, adorna el cielo que alcanza mi mirada. Es lunes unas horas antes de que este sol, común pero distinto, se alce en las fronteras del paisaje en el que habitas.

Lunes, asomado a una serie de días que se enlazan sabiéndose, uno en el otro, eslabon de instantes que se sucederán sinq ue la vida pueda acorralarlos. Lunes, como oasís en el que se detendrían los corazones sedientos y las huellas exhaustas par arecobrar aquel latir extraviado que un ailusión les hizo depositar en el océano más íntimo.

El sol, hoy, es amarillo sol, dorado pigmento que se arrebola y expande; mancha dorada, botón amplio y gigantesco que no se aviene a ser encerrado en el ojal de la mañana.

Hoy, el sol es también la traducción monosilábica de un nombre, el tuyo, de una voz,  la tuya, de las palabras que como abanicos moviste para buscar el fuego que rozase mi piel niña. Las aceras han dejado de llamarse riberas de las calles, en la ciudad habitan únicamente los ecos de las penúltimas sonrisas que te arranqué, mordisqueándote el alma con mi boca más dulce… Se miran los gigantes edificios y no se sienten las similitudes de acero y hormigón que le son propias…Las esquinas son espadas romas e indecisas que pugnan por ser elegidas antes de cruzar la distancia impune que les une…Todo, cada una de las breves partes de este todo que es lo que no eres tú, lo que no son tus sombras, tiene el sabor del beso que le debes a mis labios.

He buscado tejer un paréntesis de minutos despiertos para acercarme a la costa de la playa. Hace tan solo unos minutos, allí, sentada en una mesa que me sabía una completa desconocida, la diadema de olas coronaba la melena acuática de la mar rota para que yo leyera, una vez más,  la voz de un angel regalando su intensa letania a un nombre, el mío, que es su sueño nuevo, su enésima invocación a la vida y su latir, su penúltimo intento por sentirse las alas aferradas a su corazón blanco y sediento.

Tu boca, en boca de versos engarzados como cadena de caricias imparable, me recuerda que conocer el aroma de mi aliento es la frontera que separa el tal vez del imposible que excluyen las convencidas utopías, que tu cuerpo candente se propuso, el día que la tristeza fue aniquilada por una sola mirada, obsequiar mi pasión con los himnos acompasados que cincelarán tus manos sobre el abismo deseado de mi cuerpo; que buscará tu boca dispuesta e intuitiva la bahia final de mi vientre, la caverna embrujada de mi pubis, desplegado a tu lengua, la saeta del reloj que debería destrozar las horas que nos distancian, los minutos más muertos.

Tu voz, en versos que se adhieren a mi calma y la empujan a ser embravecida voluntad, rosa en el viento, rebeldía extrema que anuncia libertad y, sin embargo, se siente encadenada a la cadena invisible de tu lengua…Tu voz, esa que suena y resuena sin haber sido hallada, me toma el corazón y me humedece, la carne, mi alma y sus orillas, como llovizna de locura plagada de respuestas sin preguntas…

Hoy soy una piel que sucumbe a la ternura de tus versos, al sueño en el que me pides que sea como soy, mujer atradecer que áun no se ha vivido, luciérnaga vivaz que jamás se sentirá perdida porque tú estás, quizás desde el silencio, amándome en cada uno de tus gestos, escapando a la anestesia que ocupa a aquellos que no sienten el amor ni sus tibios maremotos.

Ahora pienso y recuerdo cómo dices estar infectado con la locura de la emoción, del amar, que no renunciarás jamás a ella mientras percibas el latir del sentimiento demostrándote, a pesar de las evidencias negras de la vida, que es posible, que es real, que se puede sentir el corazón vivo.

Y parece que pudiera escucharte…y parece que entonces soy yo quien te contesta: -Juguemos, retemos a la vida al pulso más suicida, al  combate más dulcemente intenso que es amar a piel desnuda, sabiendo cada fase de antemano, vendándonos la razón para sentir que es nuevo cada beso, cada secreto compartido, cada furia, cada hambre, cada sueño…Juguemos a entregarnos los temores, sin reparo…Juguemos a expresarnos nuestras hambres, con descaro…Busquémonos lo que todavía otros no han tenido de nosotros…Hagamos del verso del amor un poema inédito, una voz una, un idioma que solo tú y yo hablamos…

Así siento esta mañana de lunes de un tiempo adelantado…



Un comentario el “LUNES DE UN TIEMPO ADELANTADO

  1. conejo721
    marzo 2, 2010

    Te has robado hoy de mí, toda mi intimidad que ya no me pertenece… desde este lunes distinto con deseos que te lloran desde mi precipicio interior, me has amado tanto que no retengo recuerdos de añejos amores olvidados en un soplo, con un hilo de tu cuerpo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 115,204 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 209 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: