EROS Y PALABRAS by Pura María García

TEXTÁFORA 3: ORIGEN DE LAS MITADES



En el principio del tiempo, que originó el primer maremoto, una de las sombras de la deidad creó las mitades para que los jueces y las balanzas existiesen con un fin.

Recorrió las cordilleras con el dedo divino, marcó límites divisorios, los falsos hasta-aquí, las fracciones virtuales de lo que, por ley natural, era lo no fraccionable. La vida era redonda en un planeta redondo de cuerpo sin aristas.

Los parajes se medían por los árboles que prestaban sus ramas a las aves y al silencio y los ríos iniciaban su caudal en el extremo remoto del continente único, desafiando los  meandros decrecientes, en realidad trampas a la libertad situadas por las manos arenosas del suelo.

Todo se medía en la no medida.

No existía el hurto porque nada poseía a nada y en la nada cabía el espectro fluyente del todo. No existía el pecado, la pereza ni la indiferencia, pues los actos contenían la intención y las manos la voluntad.

Descendían las estaciones sobre la tierra. Ascendía, en  orden que semejaba un desorden repetido, el tiempo que el mismo tiempo le robaba a la existencia.

El día pidió al creador sentirse por  una vez inicio y no extensión ni perpetuidad, paladear la emoción de ser comienzo. La sombra divina entornó los párpados y modeló, con horas transcendidas, la noche. Se hizo la oscuridad y, en la luz de la mañana, tomó forma el antónimo. Lo contrario adhirió su voz a la espalda de lo contradicho y, en abrazo figurado, el contraste del color de las horas propició que la mañana se supiese un comenzar.

Así hecho, día y noche se encauzaron uno en otro, midiendo uno su extensión en la parte que tomaba del existir del otro. La primera mitad dividió el todo, sesgando y fraccionando la extensión etérea engendrada por la sombra creadora.

Luz y oscuridad se anhelaron al ver a la luna acontecer sobre el desfallecimiento aparente del astro Sol.

Lo superior y lo inferior se buscaron desde la inmediatez del área geométrica del firmamento, impulsados por la amplitud de lo ancho y la angostura de lo estrecho, la misma  que cartografiaba penínsulas y mares.

El espíritu de la sombra divina, una  de las siete sombras del dios creador, contempló la magnificencia de su obra y dedujo su perfecta imperfección. Estiró los brazos celestiales, levantó el extremo azul, que sería llamado firmamento en el tiempo venidero, que cubría como piel al planeta y falleció la perfección indivisible.

A un extremo de la realidad quedó una mitad partida, observada en transcendencia por la parte que, siendo fracción, la completaba.

De la bóveda celeste que presidía la frente de la deidad, brotaron lágrimas y plañideras que se arremolinaron, junto a las verdades a medias, en medio de las mitades nuevas.

Cada parte demandó, con las voces ancestrales que habían quedado dormidas en el vientre de la tierra, llenar el vacío que lo complementario evadido había dejado en ellas. La deidad, entonces, fabricó una balanza invisible y la cubrió con el disfraz de la verdad absoluta, que tomó forma en la silueta de un juez.

Cada parte del todo se afirmó en ella y se negó en la complementaria, vislumbrando en los tiempos futuros oportunidades para aumentar su diferencia con la mitad ajena y así aproximarse a la plenitud del todo que había sido quebrantada. La balanza meditó sobre el fiel de su eje y manifestó su voluntad de medir buscando el equilibrio y sus sinónimos. La deidad se aproximó al juez y le otorgó una mirada impasible y la lengua de la escucha para mantenerse en pie entre las mitades y sus demandas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en mayo 26, 2010 por en HISTORIAS, LITERATURA, PROSA, RELATOS, TEXTOS POÉTICOS y etiquetada con , , , , , .

Blog Stats

  • 114,359 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 207 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: