EROS Y PALABRAS by Pura María García

LEYENDA SOBRE LA SOLEDAD

LONELINESS by P:KANT

 

-¿Molesto?

La voz era una voz que apenas se escuchaba, pero llegaba, como llegan los aguaceros de los abriles viejos, al fondo más hondo del oído más cerrado.

Llegó, con paso sigiloso y ritmo quedo. Se recostó sobre el suelo entapetado con las líneas de los silencios que habían caído, desde que las bestias vieron la luz en el planeta, sobre lo que se oculta.

Cuenta la leyenda que, con dolor, le abrieron la puerta todas las almas que, por aquel entonces, vibraban con la luna y su s eclipses. Llegó por una senda que nadie conocía ni esperaba. Las miradas de los ojos que, a pares, asistieron a su imprevista presencia, giraron como ejes enloquecidos sobre sus pupilas rotas.

¿Quién era la sombra que sin rozar la aldaba de las cosas forzaba a que las puertas, las ventanas, las almas y la idea dejarán de ser cajas de luz y destaparan sus secretos? ¿Qué era?¿Qué tenían su manos invisibles para rozar sin tocar la piel del sentimiento y robarle, a quien no era capaz de huir hacia otro lado, la sonrisa más blanca?

Nadie, por entonces, le dio la bienvenida. Nadie cantó ni un solo verso para festejar su silueta sin forma.

-¿Molesto?

Preguntó con la voz que no era voz, sino hoja de acero, y la saliva fue un reguero que recorrió las venas quebradas de la Tierra. NI uno solo de los habitantes perennes pudo escapar de su lengua, la tijera afilada de su palabra, lenta, intencionadamente leve, hecha cenizas que en el viento jamás serían esparcidas.

La soledad llegó, con sus alas invisibles desplegadas, con un peine de madera, agazapada en la pausa de la frase, en el mirar ausente que se hace horizonte cuando no encuentra una isla que entorpece a la tristeza. Llegó, en un día que era la noche de la tarde, el asombro y la llamada, una hazaña minúscula.

-¿Molesto? , preguntó  a unos y a otros.

Nadie respondió. Se rehízo el silencio, se alinearon, huidos, los planetas, comenzaron a yacer los deseos, el futuro se descubrió como un versículo que nadie recitaba. La soledad se coló por los resquicios semiocultos de las ocultas almas. Allí, cuenta la leyenda, tirita de frío, a la orilla siempre del fuego que se apaga, al acecho del instante de la ausencia, por la espalda, traicionando el presente, abriendo sus brazos largos, acogiéndonos eternamente, prometiéndonos, por siempre, ocuparnos el cuerpo cada vez que las presencias regresan a su océano y nos dejan, tras ellas, la estela indescriptible de la ausencia.

La soledad, se sabe desde entonces, es la habitante perenne de nuestra casa interna.

 


Un comentario el “LEYENDA SOBRE LA SOLEDAD

  1. Juan Martinez
    marzo 11, 2011

    Magnifico relato, con una prosa deliciosa, Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 112,143 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 208 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: