EROS Y PALABRAS by Pura María García

INSTANTES SIMULTÁNEOS

CORBA by FERRAN PETIT

El día abre sus manos de ausente sol, de raíz sujeta un manojo de  interminables nubes.

Ahora, con el nuevo movimiento de horas de carbón y bronce desteñido, la mañana son cien dedos enterrados en la duna del tiempo.

Ahora, en este instante…

Alguien ha dejado de sangrar vida y fallece, entra al pasillo transparente de la nada, mientras pupilas rotas lloran hacia adentro su partida.

Alguien arrasa las preguntas sembradas por el ayer de otros labios que no volvieron a hablar, nunca más.

Alguien sueña, es capaz de no despertar a la mañana, y duerme sobre el puño cerrado del futuro más incierto.

Alguien llora al no poder comprender la realidad, sabiendo que esa es la prueba de que, finalmente, se comprende el espejismo que es la vida.

Alguien decide dejar de vivir la existencia impuesta e impostora, cargada a las espaldas  propias por las ajenas manos, sin permiso.

Alguien amamanta el principio de una mariposa que será luz liberada cuando las noches se sucedan y las alas resistan el alejarse eterno.

Alguien cierra el candado de la puerta del amor y queda, al otro lado, sin un umbral de besos que franquear cuando el frío del invierno le persiga.

Alguien lanza una paloma de preguntas al corazón atento que, de frente, le observa, rompiendo las dudas como piedras que forran de misterio los caminos.

Alguien aprende a bailar la danza dolorosa del ser desdeñado por unos ojos altivos, nublados, perdidos en la ceguera soberbia que  da forma ocular al símbolo de la indiferencia.

Alguien tortura unos hombros inocentes y tapa sus oídos con algodón de mentiras y falsos argumentos.

Un niño halla, en un río, el océano perdido que echaba en falta para poner sobre el agua el barco imaginario que, en su utopía, construye cuando duerme.

Alguien sabe que hermanos y enemigos pueden ser sombras igual de hambrientas y perdidas.

Alguien recuerda la planta de los pies que sostuvo su juventud, el ayer más cercano al lejano pasado con el que, a veces, engaña la voz de sus sentidos.

Alguien reza sin saber la lengua de la voz que empuña, como un arma.

Alguien cambiaría la estela de la luna por un beso minúsculo en los ojos.

Alguien da, ofrece, silencia, ama y deshace la áspera noche eterna del que vive la noche más eterna.

Alguien convence a otro de que no es posible esconderse en la selva del olvido.

Alguien cava una trinchera.

Una mujer mira su vientre y entierra el para qué, sin responderse.

Alguien no sabe sentir lo que no le dicta la mano que golpea.

Alguien sonríe, sin más, en medio de una calle transitada por siluetas sin sonrisa.

Alguien deja un halo desmedido en la mirada incrédula de un otro, aún desconocido.

Alguien escribe un te quiero en el cráter inmortal del volcán de los días.

Alguien acepta, con un sí de humo, caer en el abismo profundo de lo oscuro.

Alguien sella su corazón con un para siempre mientras relumbran las preguntas, al otro lado de la voluntad rota de la rota primavera.

Alguien se aferra a unos brazos, movido por el temor a temer, por no dejar de ser copa sedienta, flor ingrávida arrasada por la hoz del tiempo implacable y pasajero.

Alguien entrega su lengua a las palabras.

Alguien recita con eternidad terrestre los versos más secretos de su alma.

Alguien infringe su voluntad para desnudarse el espíritu de la oscuridad y sus vestigios.

Alguien ara el cuerpo solitario de su cuerpo.

Alguien levanta un acueducto de distancia, camina sobre él, sin darse cuenta de que la distancia es un mentidero de ausencias evidentes.

Alguien canturrea la primera canción que sacudió su corazón.

Alguien no tiene qué llevarse a la boca, ni siquiera un bocado de su propia hambre.

Alguien es sepultado por la arena de un final nunca esperado.

Alguien te añora.

Alguien es la forma que toma tu nostalgia, su nombre y su apellido.

Alguien recuerda.

Alguien escribe notas en su pensamiento para no olvidar que ha de olvidar lo que le hiere.

Alguien limpia el barro de las paredes de las casas en que habita.

Alguien disminuye la gratitud hasta borrarla.

Alguien posee todos los posesivos del Planeta.

Alguien pide un favor a la mañana, cada día.

Alguien sobrevive, ofreciendo la boca y las costillas.

Alguien medita los misterios que otros descartan.

Alguien se disfraza de hacha y humilla a una frente que se inclina.

Alguien es la espina visible de una rosa.

Alguien naufraga. Otro toma la tabla de madera que le asía.

Alguien se disfraza de verdugo para cortarle el cuello a sus propias mentiras.

Alguien calla, una y otra vez, las palabras finales.

Alguien es condenado al infierno de la incertidumbre.

Alguien nos colma la boca con su boca.

Son instantes simultáneos: instantes simultáneos que, a todos, nos igualan…


Un comentario el “INSTANTES SIMULTÁNEOS

  1. ferran
    marzo 24, 2011

    ALGUIEN et dona les gràcies per estar atenta sempre a les meves imatges, a les emocions que perseguéixen transmetre, i que tú, com pocs saps transcriure damunt dún paper

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 117,023 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 208 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: