EROS Y PALABRAS by Pura María García

ESPEJOS

MIRRORS by PURA MARIA GARCIA

Espejos. No serían necesarios  si las aguas no hubieran abandonado, ayer, el cauce en el que murmuraban, cuando la derrota de las olas desnudas se produjo. Redimen su existencia ante unos ojos. Afilan su proyectado ser sobre una pupila tras otra, sin inmutar esa soledad en la que sucumben.

Espejos. Rivales inacabados de la realidad que gira y se construye. Ocurridos al alzarse en la pared blanquecina de los muros que separan las ciudades. Espejos, rellenando la falsedad del instante en que nos encontramos, frente a ellos, y no somos quienes somos ni quien mira. Cristales del más allá que nos contemplan: atónito vals de reflejos y luz, amasijo de líneas y formas que suenan en un pentagrama transparente, oscurecido en las noches en la que todas las miradas son esquivas. El sol no se atreve a despojar sus restos milagrosos, sabedor como es de que los espejos imaginan la alegría sin sentirla, copian las emociones de los rostros con vida y las duplican. Alma de cristal, sombra de la espera, un adiós que cobra vida cuando el bronce oculto de los ojos se asienta sobre la vida inerte de la imagen. Alma. Silencio sobre una pared desnuda.

En los espejos, cada gemido quedó grabado como poro de voz al que se abrazan los amantes para recordar qué pudo ser, cómo se vistió de bruma la carne enamorada, la lengua que pronuncio su nombre en las laderas de la noche.

Espejos. Inexistentes existencias. Verdad de la mentira a la que juegan las figuras y sus sombras. Nadie sabe quién los sitúo a cada paso de la vida para recordarnos no olvidar lo que parecemos, al evocarnos sin ruinas. Una tierra de nadie, de cristal, enmarcado rectángulo que no conduce al final del laberinto sino al inicio común de lo que en realidad nos dibuja en la igualdad: somos el otro con otra voz, otra sonrisa, otra lágrima escondida en el océano partido por los surcos de la muerte y de la infancia.

Espejos. Torres pequeñas que piensan por nosotros, invaden la memoria, llaman, abocados a los ojos que no huyen. Trampas sin castigo, cárceles que confunden los lados que nos limitan con el aire. Perpetuos puntos que crecen sobre el escaparate hundido que es  la vida. Vienen y regresan, muerden nuestro yo aparente, la carne que cuelga de los nombres y de las apariencias. Juegan a pintarnos la faz con máscaras que quedan sobre nosotros, un todo inacabado, tatuaje absurdo en el que también nos desconocemos.

Espejos. Verdad de la mentira que traspasan. Lugar inexistente donde existo. Consuelo cercano que no consuela mis errores, las puertas que cerré tras los candados del ayer. Espejos. Valles de cristal. Ventanas tan hondas que no encuentran más fondo que el fondo asaltado de mis ojos.


2 comentarios el “ESPEJOS

  1. Juan Martinez
    marzo 28, 2011

    La imagen, bien elegida, y todo el texto, es un deleite el leerlo, describiendo en tu narrativa, un concepto una percepción.
    Un Abrazo

  2. Blue
    abril 10, 2011

    Majestuoso texto, con una foto bien escogida. Me gustó especialmente el juego que haces con el tema de los espejos y el agua. Mis felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 116,187 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 208 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: