EROS Y PALABRAS by Pura María García

LEYENDA DE LA MUJER QUE PERDIÓ SU ALMA

ALMA BY RAIKA II

Ocurrió en el tiempo en el que las madrugadas eran tan breves que apenas se sentían sobre el alféizar roto de la ventana clara que abría el día. Cuentan que el viento  perdió su fuerza y forma. Cayeron las nubes altísimas y azules que sostenían los presagios antes de que éstos, señalados por el dedo meñique del azar y su suerte, se abalanzaran sobre las intenciones y las preñaran de ánimo para ser realidad y no pequeña profecía.

Un jardín apareció donde antes, en el tiempo sin nombre, habían yacido esqueletos de recuerdos ya olvidados. Un jardín de memorias, sin memoria, cubierto con nenúfares de cristal y silencio, anhelantes por recibir el rayo misterioso de la misteriosa luna y así, bajo su roce, cerrar sin remordimientos sus párpados verdes, sus encarnadas hojas, se erigió, floreciendo como un cerezo gigantesco con raíces de agua.

Todas las veredas del mundo en su extensión total, se retorcieron, con lentitud, para tomar la forma sinuosa de camino que no llevase a ningún otro lado que al jardín aromado con olores de las especias que adoban el pasado hasta obnubilar nuestra percepción del hoy que nos habita irremediable. Pronto aparecieron juncos altísimos y sobrios, recorrieron las sendas instalando su simiente invisible. Aprendieron a balbucear, primero, las aves sin especie que no surcaban más que el suelo para no abandonar el territorio recién aparecido, mucho más misterioso que el cielo cotidiano al que, acostumbradas, ascendían para exiliar sus alas. Más tarde los arbustos conocieron cómo articular sílabas de savia para que los pasos de un nuevo visitante, si lo hubiera, se dirigieran con el rumbo exacto al confín más próximo del jardín esperado.

Una mañana, tras la niebla protectora que en el abrazo más dulce, la natural tierra sucumbía, hasta el edén incompleto, pero bello, se aproximó un cuerpo tras unos ojos y unas manos.

La visitante y su cálido cuerpo, como ráfaga de sol en el invierno oscuro, alcanzó con sus pies la orilla translucida del espejismo dibujado en el jardín de la memoria. Buscó con sus ojos de tormenta el nacimiento del estanque, percibió el aroma preciso del musgo intrépido y trepante, rozó la madera recién nacida de los arbustos altivos, pretenciosos y bebió, con los labios sin grietas, del agua inexistente donde mirarse pudo el rostro y su silencio.

“Tus recuerdos”, susurraban las quietas aguas quietas del agua adormecida…

Ella desabrochó su corazón herido para buscar el retazo indemne que todavía la vida le permitía sentirse.

¿Dónde estás? –se preguntó, entornando los labios dadores de palabras- ¿Dónde estás, alma mía, lugar pequeño que un día sentir crecer, al abrigo del mundo, desoyendo admoniciones de locos y profetas?

El corazón herido latía en su insolencia, pero del alma, su alma, no halló más que un hueco vacío y un reloj silencioso, de tic-tac inexistente y ya dormido.

“Tus recuerdos, tu ayer, todos sus nombres”, susurraban las quietas aguas quietas del agua adormecida…

Cuentan que entonces, bajo el susurro reiterado de las aguas henchidas de sal y huellas, la mujer descubrió que, en su camino, había dejado, en cada tramo, una parte del alma que ahora, al final de su vida, le era ausente.

Vacía, sin alma, no pudo llorar con sus ojos habitados por el dolor que deja saberse voz de olvido. Sonrió, pensando que en cada corazón amado, en cada paso, en los equívocos y errores cometidos, como metralla inofensiva, su alma había quedado como queda lo que jamás se desvanece.

Se cerraron los nenúfares antes de que la luna, nuevamente, fuera huésped desde el cielo de la tierra.

Sobre el jardín llovió un agua de voces remotas.

La mujer sintió el impulso de iniciar, una vez más, el que sentía como único camino: vivir, exiliada de su alma, aquella luz entregada, sin saberlo, a cada uno de quienes habían rozado su anterior camino. Desde entonces vaga, encerrado en el cuerpo de una mujer agazapada tras la lluvia, un corazón que late fuertemente porque perdió, entregándola,  el alma que tenía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 116,158 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 208 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: