EROS Y PALABRAS by Pura María García

UNO BUSCA EL AYER

yesterday

 

“Me gustaba el colegio. El maestro hablaba a los niños. Yo venía del cuartucho, donde nadie me hablaba, y allí había alguien a quien escuchar. Me aprendía todo lo que decía. Era algo hermosísimo: un hombre que les explicaba a los niños los números, los años de la historia, los lugares de la geografía. Había un mapa coloreado del mundo, alguien que no había salido nunca de su ciudad podía conocer África, que era verde, el Polo Sur, blanco, Australia, amarilla, y los océanos, azules. Los continentes y las islas eran de género femenino, los mares y los montes, masculinos”. ERRI DE LUCA, El día antes de la felicidad.

Uno busca al ayer, rebusca en él, por razones infinitas. Uno se adentra, pisando con los pies desnudos, la arena que antecede, como pasillo imaginario, al mar donde se baña el ayer, llevado por hilos imperceptibles, motivos, que son distintos, sutiles, dulces en ocasiones, verdugos implacables otras veces. Uno comienza ese pequeño, e inmenso itinerario al pasado, sin saber muy bien qué le espera en el fondo de sus aguas.

Cuando nacemos, el ayer, sencillamente es una mancha en el tiempo que transfiguró su nadería y fructificó, en un espacio de nadie, la materia dormida. No existe entonces una huella que encaje en las yemas diminutas de nuestros dedos. Somos un silbido del tiempo que todavía camina inconsciente hacia el futuro, miedos inexistentes, lejanía ni siquiera intuida, puentes que empiezan a levantarse entre las cosas y la realidad, objetos que no son sino siluetas, un hoy que abarca únicamente lo abarcable, un más allá pequeño e intocable. Nacidos de un pozo luminoso, de la respiración latente de otros cuerpos, sintiéndonos la intersección extraña de quienes, como nosotros, construyeron su ayer sobre recuerdos.

Hay un ayer en el que no somos capaces de percibir las esquinas invisibles del tiempo y caminamos por los días, por los instantes, como transeúntes que tropiezan en vastas avenidas rectilíneas. Tenemos la infancia prendida a nuestras manos. Levantamos el rostro cuando nos rectifican y nos muestran la expresiva voz que se escapa de los labios del tiempo: “No, no se dice ayer juego, se dice ayer jugué…” Nada comprendemos entonces del caminar imborrable del tiempo. Nada es ayer, todo es un hoy que impregna la pequeña realidad en la que vivimos. Nada existe más allá de tardes que no acaban cuando la luz gigante del sol va falleciendo, con lentitud y sin soberbia, cuando la noche inicia su balbuceo de negras silabas. Nada es, tampoco, el futuro, ese mañana que otros nombran pero que queda lejos del horizonte ingenuo de nuestra fantasía.

Más tarde, alguien nos hace descubrir, un día, que las formas verbales son un signo que apuñala al tiempo y lo desglosa, conjugando las vivencias según un código simplísimo. Así vamos aprendiendo la obligación de vivir el presente, de olvidar el ayer, de despegarnos del hoy buscando, absurdo empeño, la imagen de  un mañana que se erige reflejo caprichoso en el espejo de los días que supuestamente nos esperan. Así aprendemos la dictadura inútil  del ahora, ese navegar buscando únicamente las islas que quedan detrás del horizonte mientras olvidamos, traidores somos cada día, los colores deformados del tiempo en que no fuimos lo que somos, del pasado que aún lejano nos construye. Así aprendemos a renegar del tiempo y de sus voces. Todo nos dice que al ayer no hemos de regresar más que en silencio, que es entonación fatua e inservible, que del ayer hemos de abandonar cualquier rastro que sus horas hayan marcado en nuestros labios. Y así aprendemos, por luchar contra un nosotros que quedó atrás y también somos, a naufragar entre el tiempo más voraz, más implacable, el tiempo del ahora, pasajero tic-tac, impersonal tormenta de segundos, descendiendo por las lomas baldías del paisaje sin nombre del irreal cadáver del presente.

 

Un comentario el “UNO BUSCA EL AYER

  1. inmaisla
    junio 4, 2013

    “.. Somos un silbido del tiempo que todavía camina inconsciente hacia el futuro..” Mi querida Pura, me has emocionado con tu reflexión. Pienso en el futuro, es decir en mañana por ejemplo, y solo consigo ver una pared negra que no me deja pasar, lobos poderosos (negros también) acechan por encima de nosotros, queriendo arrancarnos el alma si eso es posible.

    Eres la rotundidad, ya te lo dije varias veces, muchos besosss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 115,204 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 209 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: