EROS Y PALABRAS by Pura María García

EN REALIDAD…

04112010255

— En realidad, la realidad no existe­ — me repito con hiriente frecuencia estos días, esperando absurdamente que esta afirmación invisible, que ni siquiera se acerca a ser una leve determinación, contrarreste el ahora.

Wilco es un bóxer atigrado de cuatro años. Hace unos días le diagnosticaron leishmaniosis y hace tan solo unas horas ha comenzado su tratamiento para intentar ayudarle a recuperar sus fuerzas y la posibilidad de vivir. Parece ser que eso es lo objetivo, lo real, la realidad, el tal cual del ahora, lo no interpretable. Sin embargo, Wilco trasciende la realidad, se me clava en los ojos y me astilla el alma, o el sucedáneo que el tiempo ha ido creando de ella, el mismo que pugna por entender, desde el pensamiento y los sentidos, lo que me rodea.

— Te espero a las 12 en el veterinario. Y habrá una sorpresa­.

Desde pequeña he odiado a los perros. O eso creía. Me mordió uno de ellos cuando, de niña jugueteaba a hacer de un perrillo un muñeco igual a los seres de plástico y ojos saltones e inexpresivos que mi abuela Calala ordenaba sobre mi cama, en su casa grande, en la habitación que estaba junto a la suya y que, durante unos días de sol y olores distintos, en verano, se transformaba en el contenedor de mi mundo de cría, el escondite que me liberaba de mis padres, el paréntesis de espacio y tiempo que me alejaba de la ciudad, Alicante, y me hacía atesorar unos recuerdos que me valdrían, después, en el regreso, para tener algo que contar, engrandecido por exageraciones e invenciones casi inconscientes, sin la menor picardía.

Huía de cualquier perrillo con el que me cruzaba en el camino y supongo que ese miedo, y el olor que dejaba en la piel que acrecienta su temperatura, en un rubor distinto a la del amor o la fascinación, e impregna de temor el sudor, llegaba como una percepción incuestionable a ellos y les hacía girar su cuerpo hasta verme, olisquear el aire hasta aproximarse a mi silueta, cuestionarse la estupidez de una silueta que teme a otro ser vivo que camina sin más ánimo que sentir la libertad de una calle.

Joan llegó antes que yo a la consulta del veterinario. Intentaba imaginar cuál sería mi reacción al tener frente a mí a aquel cachorro. No logró acertarlo: me acerqué apresuradamente a tocar al cachorro y no me despegué de él durante el tiempo en que el veterinario nos explicaba cómo cuidarle. Joan quiso intentar, una vez más, que derribase mis barreras interiores y me liberase de algunas de las cadenas íntimas que nos atan al espacio sin color, lleno de nada, que son las limitaciones.

Ahora, al escribir estas palabras, reparo en que quizás el odio, también el que yo creía sentir hacia los perros, es en esencia una especie de amor invertido, un amor virado, un sentimiento que, como el amor, nos mantiene unido al objeto o al ser que creemos odiar. El odio como un amor que gira sobre su inexplicable eje y se adentra en un paisaje donde impera la frustración, el desapego o la rabia, el no poder amar a lo que se odia, también.

Wilco, durante muchos instantes, muchas de las primeras noches en las que se abría paso para ser una presencia más que una identidad, se dormía en mis brazos. No era solo ternura, una oportunidad de ejercer mi capacidad de amar – aunque esta vez no se tratase de un ser humano-, era también egoísmo, de ese que se escribe con tinta inofensiva: acariciarle lograba calmar mi mente y me llevaba a unos minutos de pausa en los que mi pensamiento, a veces una libélula que se negaba a dejar de mover sus alas, se detenía y flotaba, se detenía y se ensanchaba, no para caer en la profundidad de las cosas sino en su experiencia, en la vivencia de las caricias.

Hoy Joan ha comenzado el tratamiento sobre Wilco con un medicamento que, según le ha explicado el veterinario, es similar a la quimioterapia en humanos. Yo tengo tatuada en mí mirada la mirada de Wilco, sus ojos ahora más cercanos al cansancio que a la vida, su caminar hacia la puerta cuando me escuchaba llegar, su rebeldía cuando intentaba poner el collar sobre su cuello. Y tintinean los minutos del pasado en el garaje, sentada en un taburete de madera, con Wilco entre mis brazos, deshaciendo los nervios de un día humano, entre humanos, en medio de asuntos humanos que seguramente no tenían la importancia de esos instantes de silencio en los que él me acompañaba. Siento el temor que provoca la incerteza. Temor de hallarle sin vida o percibir que sufre. Ese temor, así, llegado mientras avanza entre las más absurdas de las corazas que me cubren, me hace temer la muerte en otros, en mí, la desaparición de lo conocido para dar paso a la nada donde, dicen, la energía nos reduce y nos mezcla.

— En realidad, la realidad no existe­ — me repito esta noche, esperando absurdamente que esta afirmación invisible, que ni siquiera se acerca a ser una leve determinación, contrarreste el ahora.

3 comentarios el “EN REALIDAD…

  1. romanidemata
    agosto 22, 2014

    incertesa del present que es projecte en l’immediat…
    i l’estima pel ser viu (amb molta càrrega emocional)

    Les pors del ésser viu desconegut, reflex del què li donem; maltractes, ignorar-lo, cap interès o l’estima pel què és.

    (a mi em feien respecte, i sovint por perquè eren desconeguts, captaven amb el seu olfacte, l’olor del’adrenalina que jo desprenia i es posaven neguitosos, fins que un bon dia una persona, que m’estimava, em va reconciliar amb ells.
    Com amb la mar, perdre la por a surar i nedar-hi)

  2. Pingback: Éssers vius | Generació...

  3. umagah
    septiembre 4, 2014

    el amor y el odio. Me ha gustado muco, pásate por mi blog si tienes tiempo y dime qué te parece http://umagah.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 21, 2014 por en personal, PERSONAL E ÍNTIMO, RELATOS, VOZ DEL AHORA.

Blog Stats

  • 116,158 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 208 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: