EROS Y PALABRAS by Pura María García

26 Poemas de Adriana Serlik

26 poemas.jpg

Ella aparece desnuda, sentada, con la piel, el gesto y un libro entrelazado a sus manos. Al fondo, como pacíficos soldados, decenas de libros permanecen asimétricamente situados sobre la estantería cómplice. Configuran un flanco de palabras que tal vez la protejan cuando el silencio punza sobre los labios de la noche. En la parte inferior de la fotografía en la que ha elegido mostrarse, la escritora extiende una frase meditada, extraída de los apresados recuerdos, esos que jamás la abandonaron: Llegué a España en octubre de 1975.

Adriana Serlik se transfigura en contraportada de su último libro, 26 Poemas, desdeñando ser imagen, acaso gesto o trazo, de la portada. Evita así el protagonismo de su silueta, que desnuda es el mapa de piel sobre el que la vida ha ido cincelando momentos y perdidas, sueños repetidos con nombres propios diferentes, huídas hacia los lugares que su alma ha ido construyendo para no sentirse refugiada de la nada…

Me encuentro con el libro de Adriana tras detener mi mirada en las letras rojizas del título, emergentes de una fotografía de LLuís Romero en tonos ocres, quién sabe si metáfora cromática de  esa tierra que Adriana, nómada que desafía la insultante terquedad de las fronteras, eternamente añora por sentirla distante.

Me encuentro con los versos de Adriana y los siento como el escudo que son: la poesía nos refugia de la verdad completa, de la certeza probatoria de la prosa, del detalle minucioso y el adjetivo que señala cada retazo de la descripción. Nos ayuda a mostrar no toda el alma, no la extensión apasionada del corazón, sino parte de ella. El verso nos permite la huída consciente y premeditadamente armónica de nosotros mismos. Y en esa huida, nuestros dedos dejan, convertidos en signos subjetivos, verdades parciales, fragmentados secretos que abandonados al presente, tras el viaje inacabable que es cruzar la memoria y ser un ahora recreado por el antifaz del ayer. El verso se necesita de él mismo, de los cimientos imaginarios que devienen estrofas, de otras líneas acortadas bajo las que laten ideas inabarcables, rebeldes gaviotas que experimentan la ilusoria libertad de no seguir el rumbo de la bandada.

Ha de ser por esa razón por la que Adriana ha titulado su libro así, 26 poemas, explicando sin voz la solidaridad del poema con el verso, la necesidad que siente el poema de otro como él pero distinto. Uno a uno, cubriendo las páginas con estelas de imágenes que únicamente a ella pertenecen pero que desatan en quien lee instantes fabulados o, quién sabe, realidades dormidas que ayer nos definieron, los poemas inician un baile pertinente y certero.

El verso hilado con recuerdos me descubre una mujer recién llegada, allá por el 75, que en muchas ocasiones se supo llegada pero no bienvenida, que aprendió –o inició un aprendizaje que intuyo inacabado- a fundirse con el paisaje humano que le envolvía sin perder sus señas únicas, convivir con ella misma en las miradas a veces insondables de los otros, a observarse en las yemas de los dedos que apretaban el lápiz o el gatillo imaginado de las armas de la idea y de la rebelión.

De sus versos obtengo declaraciones que su voz no esconde pero tampoco pronuncia. Se erige una mujer, entre las metáforas con que se nutre el poema, que sintió la voz del hijo que no fue, que se sintió ajena a la experiencia de multiplicarse, y dividirse hasta desvanecerse, mirándose en una criatura que nos recuerda lo que nosotros no fuimos pero deseamos ser. Se erige, apoyada con dulzura en los versos, una mujer amante del amor, sabedora de las aristas indefinibles de los besos caídos sobre los labios que se presienten ausentes, los del olvido.

Se erige una mujer que es más ahora ella que ese yo que describe poéticamente, inmigrante subjetivo y apasionado del país casi vacío del pasado, una mujer que se repone constantemente del olvido:

Repongo

la línea blanca

cubro el margen,

la ardorosa cavidad

del olvido. (Adriana SErlik)

 

Un comentario el “26 Poemas de Adriana Serlik

  1. romanidemata
    febrero 23, 2016

    desxifran sentiments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 23, 2016 por en poesia, PROSA, TEXTOS POÉTICOS, VOZ DEL AHORA y etiquetada con , , .

Blog Stats

  • 112,854 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 208 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: