EROS Y PALABRAS by Pura María García

EL ESPEJO

espejo 2019 enero

FOTOGRAFÍA de Pura María García

 

¿Cómo creerle?

 

Con intención,

sin un solo as en la manga

—corta,

raída,

de tela monocroma y carecida­—

sitúo quién creo ser frente al espejo.

 

Busco la distancia oportuna para no caer en la trampa

de engañarme, de autofalsearme,

argumentando que la proximidad subjetiviza

forma y significado.

 

Ya no valen las excusas.

Los pretextos se han quedado rezagados de mí misma.

Ahora camino un paso que parece,

—solo lo parece—

más ligero.

Sé que he mudado la piel,

que vengo descamándome desde hace el tiempo justo

como para sentir que ella es un jirón

similar a las banderas derrocadas, decadentes.

 

Puedo estar equivocada,

—es más, quisiera estar equivocada—

y mirarme como se mira una ola que se acerca

aventurada en su fin, como si ese fin le fuera ajeno

y así evitar el desconcierto de ser para no ser,

devenir espuma

insignificante entre la acuática materia.

 

Veo en el espejo a una mujer que tiene el rostro surcado de madera,

un árbol

que abraza el llanto, lo esquiva y

crece en él cuando la lagrima es una osadía inesperada.

 

Observo a una mujer de pies inmensamente mortales,

una silueta invernal

que guarda, entre sus muslos,

un cálido abismo que aún no ha muerto.

 

Contemplo, también, la certeza absoluta

de que a mis manos y a mi boca

les cabe —mudada la piel— la resolución

que empuja a la desobediencia.

 

No soy la misma que ayer se escondía en el poema.

No soy —ya no— un cuerpo de sarga,

la amansadora de sombras anudadas a los días.

No soy la afirmación, ni la certeza.

—Ni siquiera la duda me contenta.—

Lo único cierto, estoy segura, late de incógnito en lo incierto.

No quiero zurear como paloma blanca.

No quiero ni siquiera pensarme,

ni dulcificar la ira que supura de la herida que ahora

rompe mi quietud y se instala como vértigo vertido en este miedo.

 

Para ser sincera,

—en eso no he cambiado—

no sé muy bien quién soy,

cuál es mi nombre,

qué retengo en este espíritu que cae en el herbazal continuamente

y vuelve, con impulso, a levantarse.

 

Sé, sin embargo, que el espejo también miente.

Me miente.

Me muestra un yo estrictamente indefinible.

 

Digamos que solo soy capaz de decir

que miro a la mujer que veo en el espejo

y contemplo la piel resquebrajada

de un enero

con un sol, pequeño, que se voltea en su propia incandescencia.

Un ser cuya insignificancia

constituye su única y eterna pertenencia.

Un himno ejecutado que, en su mutación, erra.

 

 

2 comentarios el “EL ESPEJO

  1. southernwriter122051046
    enero 10, 2019

    Como se dice awesome en Espanol?! 🙂

    • pura maria garcia
      enero 10, 2019

      Thanks a lot for your reading time and your words!! Awesome:me gusta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 127.647 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 280 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: