EROS Y PALABRAS by Pura María García

GAVIOTAS

FOTOGRAFÍA de Pura María García

“Entonces, ¿será cierto?”

Los dos hombres intercambian, en esta mañana de noviembre, preguntas que cobran su sentido al no ser contestadas.

El puerto está vacío. Vacío de barcos de carne. Repleto de desvencijados cuerpos de madera descolorida, de cadáveres gigantes que jamás tuvieron la oportunidad, en su modestia, de ser sobrevivientes a ningún naufragio.

“¿Tú las has visto últimamente?”

Las maromas, desde lejos, parecen lazos inservibles. Los barcos no necesitan huir del puerto, de esa costa artificial donde los llevan a reposar con un reposo mortal, definitivo, o al temporal descanso que les llena de sol su quilla herida.

Hace mucho que el color del agua no llega a verse.

Flota el aroma a la podredumbre del tiempo acaparando la superficie espumosa del final del mar; de su saliva, la que se aboca en el puerto; del agua que ha sido mutilada de la libertad de transfigurarse en oleaje, en resentimiento acuático, en resaca de azules y guirnaldas de blancos y sonidos tan leves como únicos.

El puerto duerme, incapaz de despertar, pues todo él yace, sin aliento, inmóvil.

“Entonces…¿es verdad?”

Los dos hombres se hablan mientras cada uno dirige su mirada a un extremo del puerto. Se son ajenos, como la vida es ajena al mar artificialmente quedo que ha tragado la boca estática del puerto.

“Al final, tendrán razón. Ya no hay gaviotas que sobrevuelen el mar”.

Los dos hombres, entonces, interseccionan, en el firmamento lleno de plomo y de gris, sus ojos. Buscan, sin esperanza, las alas abiertas de las gaviotas ausentes.

Las gaviotas no volverán.

Nada las une a la extensión de un mar que ha dejado de ser amenazante.

La carroña no cubre el agua. Anida fuera de ella.

Los dos hombres giran sus espaldas y se dan, como adiós, la indiferencia.

El mar ya no busca entrar en la ciudad, ser espejo, combinar lo diáfano del azul con lo oscuro del sueño. El mar no atesora cánticos de marineros ficticios, es un charco minúsculo en el que flotan barcos que jamás volverán a acercarse a un horizonte.

Las gaviotas no volverán.

Probablemente, ellos tampoco.

4 comentarios el “GAVIOTAS

  1. Ferran Petit
    diciembre 6, 2020

    Com ets capaç de dir tant amb unes poques línies. Voldria tenir la teva incontinència verbal per acompanyar la meva incontinència fotogràfica. Seria “la bomba”.

    • pura maria garcia
      diciembre 6, 2020

      Tot i això…ja som “la bomba”.Una abraçada ben forta!

  2. Mister Emme
    enero 31, 2021

    Es un poema en prosa. Me gusta mucho

    • pura maria garcia
      enero 31, 2021

      Gracias por tus palabras.La música en tu blogg,los poemas,la “versoprosa”…mientras nos roce el corazón,es BELLEZA!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog Stats

  • 143.640 VISITAS

EL TIEMPO ES…EFÍMERO

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a 519 seguidores más

MIS ENTRADAS POR MES

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: