EROS Y PALABRAS by Pura María García

LO ESCRITO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

FOTOGRAFÍA de Pura María García

 

En algunas ocasiones

releo lo ya escrito,

aquello que conforma el ilusorio término

de “mis palabras”.

Como si pudiese una mano poseer lo que crea.

Como si crear no fuese, al fin y al cabo, el acto

necesario y consecuente,

consiguiente,

a destruir lo anterior,

lo previamente hecho.

 

He mirado las páginas, las notas

escritas en los márgenes de libros que tienen

mis invisibles huellas

junto a asteriscos, frases y fechas

que marcan, con una flecha envenenada con indiferencia,

instantes cruzantes del tiempo sin espacio,

del espacio, ocupado por el tiempo vacío,

lleno de sentimientos que parieron versos.

 

Parece que mis ojos repasan el peso

de una alfombra de ayer

que podría constituir un diario encriptado

que ahora, la por siempre presente memoria,

identifica como caducos puntos y finales.

 

Diarios de un vacío.

Marguerite Duras escribe con palabras

desde su dolor más íntimo:

“Cuando hace sol, se ve a través de sus manos”.

En lo escrito, cuando hace sol,

me veo. A través de los versos.

Y veo el pasado, correr, huyendo a un universo

que retrocede

y se espiraliza.

Y veo la luz de un ahora conciso

y, a la vez, inabarcable,

Sin término ni fecha de caducidad,

arrastrándose con el acierto de la vida

e invadiendo el territorio que, en teoría,

solo le pertenece al futuro devenir.

 

Releo lo que he escrito,

sin pretender fijarlo a un instante.

Abstrayéndolo de mí,

como si fuese otra quien lo hubiera escrito.

Aunque así fuera, las partes de mí,

disgregadas en los libros escritos por otros,

en los versos curvilíneos que me han llevado a veces

a callejones adolecientes de salida,

me pertenecen y me configuran.

 

Soy lo que escribí.

Lo soy también ahora, cuando decido

arañar la vergüenza de verme sobre un papel

dibujada

en la crueldad de repasar poemas inconclusos.

 

Releo lo que escribo, también,

en esta noche de aladas libélulas

de besos, los tuyos, que permanecen en el quicio de mi boca,

de un yo que supera la vergüenza ajena de mí misma

y se deja llevar, de repente,

por el acto constante de hilvanar

el alma en el poema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Posts Más Visitados

MIS FOTOS EN FLICKR

Follow on Bloglovin

Blog Stats

  • 130.814 VISITAS

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 334 seguidores

MIS ENTRADAS POR MES

EL TIEMPO ES UN VERSO SIN RIMA…

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

LAS CANCIONES QUE TE PROPONGO ESCUCHAR

Copyrighted.com Registered & Protected 
I2XM-RO7T-NSXF-WE3T
A %d blogueros les gusta esto: